EDUCACIÓN DESPLAZA A LA VIVIENDA COMO EL SEGUNDO SECTOR CON MÁS IMPAGOS EN 2012

19/12/2012

El sector educativo en España atraviesa un momento crítico en su facturación, siendo el segundo sector con mayor cantidad de impagos en este año 2012. Así, el conjunto de colegios, universidades, educación para adultos, material educativo, proveedores de libros y similares, ha incrementado sus pérdidas por impagos pasando del 3,7% en 2011 al 3,9% en 2012, muy por encima de la media europea que se sitúa en el 2,8%.

Las universidades españolas están siendo afectadas por los impagos de las comunidades autónomas, que unido al escaso margen de maniobra del que disponen para hacer frente ha obligado a que algunas de ellas no puedan pagar las nóminas de su personal ni hacer frente a los gastos de mantenimiento. Desde hace 4 años, las universidades se han visto obligadas a solicitar créditos o bien retrasar los programas de inversión previstos y recurrir a otras vías de financiación en el corto plazo. La UCM de hecho cuenta a día de hoy con una deuda de 150 millones de euros y está pagando sus facturas con un retraso de año y medio. En Andalucía la cosa no va mejor y la deuda de todas las universidades es de 750 millones de euros.

Según Francisco Michavila, catedrático de Matemática Aplicada de la UPM, las universidades en determinadas localidades son generadoras de riqueza y actividad empresarial en el entorno donde están ubicadas. De este modo, según Michavila, las disminuciones de recursos en muchas universidades generan aún más pobreza en otras instituciones o empresas colindantes.

Así, si la Universidad española ya se situaba hace años por detrás de sus homólogas europeas, hoy esa diferencia se amplía. Sin embargo, los recursos destinados a la educación superior deben entenderse como una inversión, no como un gasto, con una rentabilidad social contrastada.

Los impagos en la Universidad provienen también por parte de los alumnos, que solicitan moratorias para hacer efectivas sus matrículas, lo cual devenga en anulaciones de las mismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *