Inteligencia Emocional para nuestro tercer desayuno de trabajo

09/12/2013

la foto 3

 

En nuestro último desayuno de trabajo, Irene López Assor, Psicóloga y Directora de la Fundación Gestiona, nos habló de Inteligencia Emocional y de la importancia de la emociones  en todas las facetas de nuestra vida.

Hasta hace poco, la inteligencia sólo se medía por el cociente intelectual, sin embargo, en muchos casos, el éxito de la persona no siempre mantiene una relación directa con este cociente. En 1995, Daniel Goleman escribe el best seller Inteligencia Emocional en el que pone de manifiesto el papel que las emociones juegan en el desarrollo humano y como inciden en el éxito personal y profesional.

Existen siete emociones.  (Ira, Tristeza, Miedo, Felicidad, Amor, Disgusto/Asco y Sorpresa) y tener Inteligencia Emocional consiste en reconocerlas, transitarlas y gestionarlas.

Todos reconocemos la Ira o el enfado pero si nos quedamos ahí y no somos conscientes de que la Ira se produce por un dolor (es más fácil aceptar el enfado que enfrentarse al miedo que lo produce) estaremos moviéndonos en la triada de emociones Ira – tristeza – miedo.
Cuando nos movemos en la triada Ira – Tristeza – Miedo, la culpa de nuestros males recae en  los demás, aceptamos que no está en nuestra mano cambiar nada, esto nos impide avanzar y nos mantiene en un estado en el que es muy fácil caer en enfermedades como la ansiedad o la depresión.
Sin embargo, cuando nos atrevemos a transitar por las emociones y nos enfrentamos a la causa de nuestro miedo, nuestra tristeza y nuestra ira, ponemos una solución y esto nos lleva directamente a la felicidad.

La Inteligencia Emocional nos permite tomar conciencia de nuestras emociones e interactuar con el entorno teniendo en cuenta los sentimientos. Engloba habilidades que configuran rasgos de carácter muy importantes para una buena adaptación social.

En la Fundación Gestiona hemos desarrollado tres programas de Inteligencia Emocional Vivencial enfocados y adapatados a los alumnos de infantil,  primaria y secundaria.
El objetivo es que los alumnos aprendan a sentir y vivir las emociones para que puedan reconocerlas. Una vez reconocidas podrán transitarlas y gestionarlas.

 

Los comentarios están cerrados.