FUNDACION GESTIONA DESARROLLA EL PROTOCOLO DE SEGURIDAD EN LAS AULAS

21/11/2012

El avance en el empleo de las nuevas tecnologías por parte de los Centros Educativos es una realidad palpable. En los próximos tres años, la integración de las TIC en el aula afectará a prácticamente la totalidad del tejido educativo; quienes no lo hagan, podrán tener serios problemas de supervivencia en el corto plazo.

Sin embargo, el discurso sobre la seguridad en las aulas respecto a la tecnología ha cambiado diametralmente de tres años a esta parte. Por un lado, el acceso a dispositivos dotados con Internet y cámaras .ya sean smartphones o tablets-; y, por otro lado, la incursión de las plataformas educativas en los Centros Educativos, obligan a los centros escolares a formar a los menores y a sus familias en un uso seguro de Internet.

Además, los menores no constatan que determinadas acciones que realizan con estos dispositivos sean constitutivas de delito; de hecho ni siquiera saben qué es delito. En cualquier caso, el mal uso de la tecnología puede dar lugar a sucesos terribles y que afectan directamente a la responsabilidad de los centros.

En Fundación Gestiona sabemos que estamos ante una situación difícil, que no imposible, de solucionar. Por ello, planteamos un proyecto serio y riguroso, profesional y sistemático que aborde todos los aspectos jurídicos, sociales y económicos objeto de esta disciplina. Así, Fundación Gestiona ofrece el Protocolo de Seguridad en las Aulas a todos sus centros educativos.

Desde la Fundación advertimos que, con los recientes cambios en la legislación, y que obligan a un mayor control de las actividades de los centros, la no observancia de estas normas podrían acarrear –como así ha sucedido en varios centros- sanciones económicas muy perjudiciales; amén de la lesión en la reputación del centro. Y es que se tratan de intromisiones en la protección de datos, la imagen y el honor;  pudiendo afectar incluso a situaciones triviales como la administración de un medicamento a un alumno o los protocolos de actuación en caso de ruptura familiar.

Fundación Gestiona ofrece un conjunto de ventajas para el Centro Escolar que adopte el Protocolo de Seguridad en las Aulas. Podrá contar con una protección preventiva para evitar situaciones derivadas de un mal uso de las TIC. El Centro contará con una serie de pautas de actuación ante situaciones de conflicto, a través de un asesoramiento profesional permanente y una formación específica diseñada para la comunidad educativa (profesores, alumnos y familias).

Con todo ello, el riesgo de lesión reputacional del centro queda minimizado, además de proyectar una imagen de centro docente moderno, tecnológico y seguro.

El Protocolo de Seguridad en las Aulas abarca cinco áreas de actuación:

–          Reglamento operativo; compuesto por una serie de manuales. Consta del manual de gestión y seguridad de la información, un documento que establece los procedimientos que tendrán que seguir los docentes en la gestión de la información escolar. El manual de protocolo de actuación es la guía precisa y concreta con los procedimientos a seguir por los profesores. El Manual de uso seguro y legal de las TIC, donde explica la regulación de su uso por parte de padres y tutores.

–          Auditoría de cumplimiento de la normativa vigente: se verifica el cumplimiento de la normativa en materia de Protección de Datos, LSSI, Código Civil y Penal y resto de legislación con aplicación al tratamiento de la información en los centros educativos.

–          Se procede a formar a los docentes sobre todo en una primera etapa, ya que de ella dependerá que los profesores aprendan a aplicar los protocolos y la protección de los alumnos sea una realidad palpable.

–          Consultoría y asesoría para la puesta en marcha en el colegio: Durante un periodo de dos años, Fundación Gestiona designará a un profesional del Derecho que asesorará al centro directamente –cuando sea necesario- en las siguientes materias:

  • Incidencias legales que afecten al tratamiento de la información de los colegios.
  • Separaciones y divorcios durante el curso.
  • Certificados Fiscalía de menores.
  • Resolución de requerimientos judiciales.
  • Contratos con proveedores, AMPAS, etc.

– Y por último, que no menos importante, una asesoría tecnológica, facilitando al centro docente las herramientas tecnológicas necesarias de control, efectuando auditorías tecnológicas de supervisión, seguridad y cumplimiento legal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *