LA LOMCE PODRÁ REDUCIR EL FRACASO ESCOLAR

21/01/2013

O al menos así lo entiende la Confederación Española de Centros de Enseñanza –CECE- y que aglutina a centros privados y concertados de toda España. No obstante, desde la patronal ven “cortas” las medidas de la nueva ley, sobre todo en lo que a autonomía de los centros se refiere.

El presidente de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), Antonio Rodríguez-Campra, ha señalado que  la nueva Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa será una buena herramienta de cara a la reducción del fracaso escolar. En reunión mantenida con el presidente de la CECE de Baleares –Magdalena Mateu-, el presidente del Govern –José Ramón Bauzá- y el conceller d´Educació, Rafael Bosch, la LOMCE es una clara apuesta por la cultura de la evaluación y el esfuerzo, dos cualidades de gran relevancia de cara a atajar la situación de la enseñanza en España, con tasas de fracaso escolar en torno al 30%.

De igual modo, destacaron que las cifras de fracaso escolar se han reducido considerablemente en aquellas comunidades autónomas con mayor presencia de la enseñanza concertada, desmintiendo la máxima que apunta a que un menor número de alumnos por aula implica una mayor calidad en la enseñanza.

El presidente nacional de la patronal ha desmentido igualmente que esta nueva ley pueda beneficiar de alguna manera a la enseñanza privada. Según Rodríguez Campra, la LOMCE beneficiará la cultura del esfuerzo, de la evaluación así como una mayor autonomía de los centros; algo que resulta –según ha apostillado Rodríguez Campra- “tremendamente beneficioso para la educación en general, ya sean centros públicos o privados”.

Una respuesta a LA LOMCE PODRÁ REDUCIR EL FRACASO ESCOLAR

  1. Elena dijo:

    Me gustaría volver a incidir en el punto que hace referencia a la implantación de pruebas externas de fin de etapa:
    Es una necesidad imperiosa la mejora de la calidad de nuestro sistema educativo. Creo que estas evaluaciones, si están debidamente estandarizadas y rigurosamente elaboradas, servirán para determinar en qué nivel educativo se encuentra cada centro escolar y cuáles son las necesidades de mejora. Además, contribuirán a incentivar la “cultura del esfuerzo” tan denostado en los centros educativos.
    Por otra parte, profesores y centros podrán ser evaluados y, tanto los padres como los alumnos, dispondrán de una información más precisa a la hora de elegir el itinerario formativo posterior.
    Estas pruebas favorecerán la reducción del fracaso escolar pues los alumnos que accedan a los estudios pos-obligatorios estarán más capacitados y motivados lo que podría reducir el número de abandonos actuales que frustran a los alumnos y desmotivan al grupo de clase porque el profesor se ve abocado a tener que bajar el nivel y así “enganchar” a los rezagados cuando no se ve obligado a aprobarlos para que puedan promocionar sin haber alcanzado el nivel académico requerido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *