EDUQUEMOS A LOS NIÑOS PARA NO CASTIGAR A LOS HOMBRES

13/11/2012

Ignorantia juris, non excusat, término en latín aplicado al mundo del Derecho y que significa algo así como que “la ignorancia de las leyes no exime de su cumplimiento”. Y algo así es lo que está intentando llevar a cabo la Policía de Madrid en los colegios de la Comunidad para alertar de los peligros relacionados con el manejo y distribución de imágenes de terceros sin su consentimiento.

La triste realidad apunta a algo más que a una moda pasajera delitos como el Cyber-bullying o sexging, consistente en enviar imágenes comprometidas de terceros sin consentimiento. Así, la Delegación de Gobierrno de la Comunidad de Madrid se está centrando en formar a policías y guardias civiles para impartir charlas de prevención de delincuencia en centros educativos. De hecho, un elevado porcentaje de niños que son objetos de delito no saben siquiera identificarlo como tales (e igualmente quien incurre en el delito). En muchas ocasiones los menores creen que no es más que un juego y que, en el peor de los casos, si se les pillara, sólo podrían ser sancionados por el centro o por sus padres. Nada más lejos de la realidad, al ser delitos tipificados en nuestro ordenamiento jurídico.

Entre los consejos que el cuerpo de policía está dando a los niños, una premisa común de pura lógica: no hagas en Internet lo que no harías en la calle, en clara alusión al envío de material fotográfico o vídeos de menores desnudos. De igual modo, las fuerzas de seguridad instan a los menores a que no acepten invitaciones de personas que no conozcan, ni enciendan la cámara web sin que los padres o tutores tengan conocimiento de ello. Este aspecto, algo difícil de controlar en un momento en que un elevado porcentaje de menores cuenta en su haber con dispositivos móviles de última generación, con conexión a redes móviles, redes sociales y cámaras; pudiendo utilizar dichas cámaras en cualquier sitio (camino del colegio) y enviarlas a las redes sociales de manera instantánea.

Por último, tanto policía como guardia civil, han señalado a los niños y niñas que al menor indicio de sentirse acosado o amedrentado por alguien –sea menor o no, conocido o no- deben ponerlo inmediatamente en conocimiento de sus padres y profesores del centro escolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *